El deporte y el corazón

¿Es bueno el deporte para el corazón?

El deporte es uno de los mejores métodos para prevenir problemas de salud y siempre es beneficioso si lo practicamos con moderación. La práctica de un ejercicio o deporte moderado junto a la observación de otros hábitos de salud, como tener una dieta baja en grasas o dejar de fumar, conlleva la reducción de los factores de riesgo implicados en las cardiopatías.

Cuando comenzamos a hacer deporte, siempre sin sufrir y disfrutando del mismo, mejoramos nuestra calidad de vida. Está demostrado que el entrenamiento regular tiene efectos beneficiosos en los casos de diabetes, hipertensión arterial, arterioesclerosis, obesidad e hipercolesterolemia, todos ellos factores de riesgo. Además, el ejercicio físico mejora la capacidad orgánica del corazón, disminuyendo la necesidad de oxígeno y reduciéndose la tensión arterial con lo que la necesidad de fármacos es menor.

Con el deporte prevenimos las enfermedades cardiovasculares y coronarias

Al entrenar y moverse regularmente, tu corazón sufre adaptaciones beneficiosas para que así te canses menos, gracias a los siguientes cambios:

  • Las paredes musculares del corazón incrementan su espesor, especialmente el de la pared del ventrículo que impulsa la sangre hacia la arteria aorta, la cual lleva sangre a la mayor parte del cuerpo.
  • El corazón se hace un poco más grande: aumenta el volumen, el diámetro y disminuye la frecuencia cardiaca. A la larga tendremos un corazón que late menos, tanto en reposo como en ejercicio, por lo que aumentaremos su “vida útil2.
  • Hay un pequeño aumento del diámetro de las arterias coronarias que permiten un mayor caudal mejorando el riego sanguíneo.

Aunque estas adaptaciones permiten un mejor rendimiento mejor salud y un aumento de la resistencia, ello no asegura que no puedas desarrollar riesgos y complicaciones, sobre todo en aquellos que inician una actividad deportiva después varios años de sedentarismo y/o de tener hábitos de vida poco saludables como estrés, mala alimentación, sobrepeso, fumar, alcohol…. Esto unido a una predisposición genética pueden hacer que tu corazón no esté en óptimas condiciones y por ello, siempre es bueno hacer una prueba de esfuerzo deportivo.

¿Cuánto ejercicio tengo que hacer?

Se aconseja la realización de ejercicio aeróbico entre tres y cinco veces por semana en sesiones no inferiores a los 30 minutos, controlando la frecuencia cardíaca con el fin de que ésta se mantenga dentro de niveles de intensidad moderada. La intensidad ha de ser moderada y deben moverse grandes grupos musculares.

¿Cómo empezar?

Los cardiólogos aconsejan que empieces la actividad de forma gradual para que tu corazón trabaje un poco más cada vez, pero no demasiado fuerte.

Acostúmbrate siempre, antes de empezar tu rutina de ejercicios, a practicar al menos cinco minutos de estiramiento o caminar un poco para calentar los músculos y el corazón, y a dejar un tiempo para enfriarse después de hacer ejercicio.

¿Qué actividades puede hacer?

Hay múltiples actividades que se pueden realizar, pero entre las más recomendadas se encuentran caminar, nadar, montar en bicicleta, bailar y correr suavemente. No obstante recientes estudios indican que los deportes de raqueta, la natación y el aeróbic son los que mejor previenen las cardiopatías. Según los expertos esto puede deberse a que siguen un patrón de ejercicio interválico y que estimulan la resistencia cardiorrespiratoria junto a la fuerza muscular.

Caminar

Caminar a paso rápido es uno de los ejercicios que puedes practicar para mejorar tu salud cardiovascular. Cuando andamos rápidamente se activa nuestra circulación sanguínea, trabajan nuestros pulmones y nuestro corazón bombea más.

Aunque los paseos son fáciles de incorporar a la rutina diaria, caminar es una actividad trabajosa para las personas que no están acostumbradas. Para que el paseo se convierta en un buen hábito puede tener en cuenta estos consejos:

  • Empiece poco a poco, disfrute observando lo que le rodea y vaya aumentando progresivamente el paseo hasta llegar a la media hora recomendada.
  • Utilice ropa y calzado cómodos.
  • Beba un vaso de agua antes y después de caminar.
  • Evite las caminatas largas después de las comidas.
  • Mantenga un ritmo suave al principio y al final del paseo.
  • Si siente dolor en el pecho, mareos o náuseas mientras camina o hace ejercicio, deténgase y visite a su médico.
  • Recuerde que caminar con otras personas puede ser mucho más agradable que caminar solo. Invite a sus amigos a llevar una vida cardiosaludable.

Natación

La natación es uno de los ejercicios más completos que existen. Es una actividad aeróbica moderada, que puede pasar a ser intensa si se practica una natación rápida.

Muy recomendable para la salud del corazón, la natación aumenta el flujo sanguíneo de las arterias coronarias, mejorando la irrigación del miocardio (perfusión miocárdica).

Se utilizan casi todos los músculos del cuerpo (especialmente las piernas, los brazos y la espalda), y además no tiene un impacto en las articulaciones, debido que el agua sostiene el cuerpo, por lo que es poco frecuente que los músculos estén expuestos a un desgarro.

Montar en bicicleta

Montar en bicicleta es un ejercicio magnífico. Además de mantenerte en forma y a bajar de peso, puede reducir el riesgo de problemas de salud tales como ataques al corazón.

Es una actividad aeróbica que ejerce menos presión en sus articulaciones que correr. Si tienes miedo a caer porque no mantienes el equilibrio, siempre puedes practicar en una bicicleta estática.

Bailar

El baile es un ejercicio completo que tiene muchos beneficios, especialmente para la salud cardiovascular. El baile además es una actividad aeróbica que ejercita las piernas y los brazos, activando la circulación sanguínea.

Por su naturaleza social, la danza motiva para hacer ejercicio de forma regular y constante. Ayuda a mejorar la autoestima y reduce el estrés. La música alegre y las rutinas lo convierten en un ejercicio agradable y entretenido, ideal para desconectar después de la jornada laboral.

Correr

Correr es un buen ejercicio para mantener un corazón sano. Es una actividad física intensa, que requiere mucho esfuerzo, provocando una respiración rápida y un aumento sustancial de la frecuencia cardíaca. no apta para todas las personas debido a que provoca un estrés importante en rodillas y cadera. Por ello solo se recomienda a personas que tengan un peso normal y lleven tiempo practicándolo.

Fuentes:

https://www.deportesalud.com/deporte-salud-deporte-y-corazon-prevencion-de-enfermedades-coronarias-y-cardiovasculares.html

https://www.aboutespanol.com/los-mejores-deportes-para-el-corazon-1185062

https://blogs.cun.es/es-bueno-el-deporte-para-el-corazon/

Comparte esto:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

3 comentarios en “El deporte y el corazón”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: